Seguro que en más de una ocasión hemos acudido a algún que otro lugar (gimnasio, balneario, puesto de trabajo, o demás) o bien somos dueños de un establecimiento donde las taquillas se han quedado realmente anticuadas, y anticuadas implica en muchas ocasiones la palabra inseguridad acompañada de la mano a la misma. Y es que cuando estamos en el jacuzzi de un balneario intentando relajarnos, pedaleando en la bicicleta estática de nuestro gimnasio o bien en nuestro puesto de trabajo, queremos estar tranquilos sin tener que estar pensando a cada instante en nuestras pertenencias.

Unas taquillas inadecuadas pueden acarrearnos muchos problemas con la seguridad de nuestros objetos de valor depositados en su interior, ya que si no están fabricadas con materiales resistentes se pueden llegar a abrir con suma facilidad por manos sedientas de quedarse con cosas que no son de su propiedad. Ello implica que en muchas ocasiones vayamos con todos nuestros objetos de valor encima con la incomodidad que ello puede suponer a los usuarios de las taquillas vestuario.

Por ello, si somos propietarios de una establecimiento en el cual se usen taquillas que aún no han sido renovadas por modelos mucho más modernos y seguros para los usuarios, es el momento de ir pensando en cambiar las viejas taquillas por unas mucho más modernas, sofisticadas, resistentes y seguras para los clientes. Y es que aunque no lo parezca, toda la seguridad posible a nuestros clientes o usuarios sobre sus objetos de valor también es ofrecer un buen servicio y atención al cliente.

Si tenemos la desgracia de haber sufrido este tipo de incidente seguro que hemos pensado en los muchos quebraderos de cabeza que nos hubiéramos ahorrado si el vestuario en cuestión hubiese contado con unas instalaciones, y como consecuencia unas taquillas adecuadas para evitar en la medida de lo posible que ocurran este tipo de altercados, y si no evitarlos, poner mucho más complicado la posibilidad de cometer un hurto.

2013-04-17 13 48 20

Tags:
About Author: admin